web analytics
indefenso.com
Tu sitio en la red donde publicar tus quejas y reclamaciones
29Abr/120

Una víctima más del abuso y la humillación procurada por Ryanair

El pasado 27 de abril de 2012, a las 22:00 horas debía coger un vuelo de Ryanair desde Barcelona con destino Stansted (Londres). Como tantos otros usuarios, llevo una maleta homologada para poder llevar en cabina con la que he viajado a varios países europeos sin ningún problema. Un compañero que viajaba conmigo portaba una igual que la mía y otra de gran tamaño que previamente facturó en los mostradores de la compañía antes de pasar el control de seguridad. Una vez superado el control de seguridad, ya en la puerta de embarque nos hacen meter la maleta en los dichosos hierros medidores de maletas, las maletas entran perfectamente en el medidor pero nos comunican que debemos facturarlas porque exceden un centímetro por la parte superior. Le digo a la chica que abajo no me han dicho nada de eso, que deberían haberme informado previamente, me dice que para eso están los medidores. La maleta es homologada repito, y nunca he tenido ningún problema con ninguna otra compañía. Previamente, durante la espera en la cola de embarque otra chica de la compañía iba comprobando las tarjetas de embarque y las medidas de las maletas y a nosotros nos nos dijo nada al respecto, simplemente marcó un “ok” en las tarjetas, pero por lo visto a la segunda chica no le hemos gustado. Le he preguntado cuanto me costaba facturar las dos maletas y me ha dicho que 50 € cada una (más 50 para la vuelta obviamente). No disponíamos de tal cantidad en € pero si en libras, no nos las han aceptado. Aunque parezca mentira tampoco disponíamos de tarjetas de crédito para realizar el pago. Llevábamos el dinero justo en libras para pasar un par de días, mi amigo viajaba por trabajo y yo simplemente le acompañaba.

Al pedirles una solución y que por favor mostraran un poco de asertividad la respuesta fue:
- Pídele dinero a la gente.

Mientras, una tercera chica de la compañía nos increpaba de malas maneras, sin educación y como si estuviera enfadada con nosotros: – Vamos a cerrar puertas, no pueden volar si no hacen efectivo el pago.

Otro chico de la compañía me sugirió que abandonara mi maleta allí mismo y cogiera los enseres básicos y los metiera en una bolsa de plástico. Le he dicho que no podía hacer eso, la maleta por si sola ya vale los 200 € que me ha costado el pasaje. Le he preguntado, si no se podían hacer cargo de la maleta, aunque fuera pagando por una consigna o algo similar, con los pocos euros que llevaba encima, me ha sonreído condescendientemente. Mientras tanto una de las chicas, nos increpaba de malas maneras y gritando, insistía: – No hay tiempo, no pueden volar!

Finalmente conseguimos una bolsa de plástico donde volcamos todos los enseres de mi amigo. El resultado era un bolsa hinchada hasta los topes que superaba con creces el tamaño de la maleta que acabábamos de vacíar, pero eso no les importó.  Mi amigo y su bolsa de plástico pudieron embarcar en el último instante y yo me llevé su maleta vacía y la mía llena de vuelta a casa. He preferido no abandonar mi maleta a volar con estos ***.

He intentado hacer una reclamación en el servicio de atención al cliente por internet, pero no es posible, sólo se puede realizar por correo postal o por fax, ambos destinatarios en Dublín.

Lo peor no ha sido el dinero que he perdido, ha sido la humillación, el chantaje, el trato al que nos hemos visto sometidos y el estado de nervios en el que debe haber volado mi amigo.

Mientras esto ocurría, otros pasajeros (por lo menos una tercera parte de ellos) hacían efectivos los 50 € por sus maletas de cabina que por supuesto, tampoco habían facturado previamente ya que cumplían las medidas standard a las que todos estamos acostumbrados y con las que volamos en otras compañías sin problema alguno. Me consta por lo que voy leyendo en internet y lo que me comentan algunos amigos a raíz de la experiencia, que en situaciones similares, (tamaños y excesos de equipaje) entre pasajeros han intercambiado prendas y bultos para reducir el peso de sus maletas (en el mostrador de facturación previamente les habían dicho que todo estaba ok) y poder volar sin pagar este impuesto revolucionario que se ha inventado esta gente de Ryanair que vende su dignidad por un salario. En el caso que expongo, nadie se ofreció a cambiarnos euros por libras, se limitaron a mirarnos con compasión y desentendimiento mientras alguno/a desembolsaba los 50 €urazos del ala en estado de ansiedad.

¿Te gustó este artículo?

¡Suscríbete a nuestro feed RSS!

Acerca de kuronense

Sin descripción. Por favor completa tu perfil.
Comentarios (0) Trackbacks (2)
Antes de dejar un comentario sigue estas sencillas reglas:
  1. No escribas en mayúsculas. Recuerda que es lo mismo que gritar.
  2. Utiliza un apodo o nombre genérico.
  3. No des datos personales de terceras personas: nombre, dirección, email, etc...
  4. Cuida tu gramática. La manera en la que escribes es como te ve el resto en Internet.
  5. No uses la palabra "Estafa" y sus derivados.

Deja un comentario


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies