web analytics
indefenso.com
Tu sitio en la red donde publicar tus quejas y reclamaciones
6Sep/125

Mal trato, poco respeto, malos modales y cobro abusivo en Ryanair

Publicado por yeremaya32

El pasado 15 de Agosto, viajamos dos personas Madrid-Las Palmas vuelo 2011, sin problema alguno por el equipaje de mano. Eso sí, un avión muy incomodo y dos horas y media de vuelo molesto y sin parar de hablar por la megafonía vendiendo de todo.

En el vuelo de regreso Las Palmas -Madrid vuelo 2012, la azafata de embarque, en la misma puerta, llevando el mismo equipaje que en el anterior vuelo, nos obligó de muy malas maneras y con un vocabulario impropio de una persona con este cargo, nos obligó a abrir la maleta y meter la cámara de foto que llevábamos en la bolsa al hombro.

Le dijimos que como llevando el mismo equipaje en el vuelo de ida y no teniendo en cuenta la cámara, en este vuelo si lo tenían, a lo que esta señora nos contesto que porque a ella le daba la gana y que si queríamos denunciar, que denunciáramos a la que nos atendió en Madrid. Ella hacía lo que la daba la gana.

Una vez que abrimos la maleta de mano, y metimos la cámara, nos obligó a facturar la maleta, cobrándonos 50 euros.

Nos metía prisa amenazando que nos cerraba el vuelo y nos quitó de malas formas la maleta sin dejarnos poner el código de seguridad para evitar posibles robos.

Una vez en la cabina del avión, cerraron las puertas, nos sentaron por separado y con las azafatas sentadas, por megafonía, empezaron a dar las normas exigidas por aviación civil de seguridad y por la UE, mientras el vuelo se dirigía a la pista de salida.

Con esta queja que estamos haciendo, queremos hacer constar, no sólo que no volveremos a volar con RYANAIR y que todos los usuarios deberían exigir a Aviación Civil y AENA, que esta compañía o cambia su forma de atención al cliente y sus normal abusivas o que se marchen a su país a robar a sus compatriotas. No tenemos porque aguantar esas formas, esas exigencias y menos las amenazas de personal que esta para atender a los viajeros no para faltarles el respeto ya que somos los que pagamos.

Además hay que tener en cuenta que los vuelos de RYANAIR, están subvencionados por el Gobierno Español, al que pagamos nuestros impuestos y como tal, debemos exigir a esta compañía un trato adecuado.

16Ago/121

Odisea con Ryanair

Publicado por Pablo Larraga

“Si no quieres que te maltraten, no vueles con Ryanair”.
“Viajar con Ryanair es barato, probablemente es seguro, pero te van a estafar a la que te descuides”

Deseo explicar las experiencias que he vivido en menos de una semana, en los dos primeros, y últimos viajes, que he realizado con esta compañía irlandesa, que además de extorsionar con cierta frecuencia a la Generalitat de Catalunya con sus supuestas espantadas de los aeropuertos catalanes, también maltrata a los clientes.

Experiencia 1 – Barcelona-Tenerife Sur
28-7-2012 – Vuelo FR 6376

Nos dirigimos al mostrador de entrega de equipaje de la citada compañía para el vuelo Barcelona-Tenerife mis tres hijos y yo, que previamente habíamos obtenido la documentación correspondiente del vuelo por Internet y la habíamos impreso para entregarla al embarcar. Gracias a que somos familia numerosa aprovechamos el descuento del 5% que Ryanair hace en el importe de los vuelos.

Es aquí donde aparece el primer problema, que consiste en que hemos olvidado en casa uno de los carnets de familia numerosa de los hijos miembros de la familia. Nos indican que al no llevar el carnet de familia numerosa la persona que no lo presenta, uno de los hijos no puede volar. Intentamos justificar que el carnet de familia numerosa no lo llevamos encima e intentamos justificar a través del DNI, de los apellidos de hijos y padre y del nombre del padre en el DNI del hijo, que no hay ninguna duda de que el hijo es miembro integrante de la familia. Asimismo, gracias a que un hermano mayor remite foto por Internet, a través del i-phone mostramos el carnet de familia numerosa, cuestión que en la era actual de máxima importancia de las aportaciones documentales digitalizadas, quizá podría haber sido suficiente.

Pues bien, nada de ello es aceptado por la compañía de navegación aérea, ni en el mostrador de entrega de equipajes, ni en la oficina de atención al cliente del aeropuerto, cuestión que de forma resignada aceptamos, asumiendo nuestro error por haber olvidado el citado carnet.

¿Dónde está la crítica y la acusación de “piratas” hacia Ryanair?, pues muy sencillo, la citada compañía irlandesa no se limita a eliminar el descuento del 5% por familia numerosa y a solicitar el pago complementario, simplemente decide que el billete ya no es válido, que la persona en cuestión no puede viajar, que dicho billete queda anulado y el importe perdido, pues no nos la van a devolver y que si quiere viajar debe hacerlo al día siguiente, pagando un billete nuevo, obviamente más caro.

Es evidente, que se trata de una política de maltrato hacia el cliente, donde la compañía se erige en juez y parte, aprovecha la más mínima oportunidad para sacarte más dinero y además no tiene ninguna consideración hacia una familia, que se va a ver obligada a viajar de forma separada en dos días diferentes.

Como a grandes males, grandes remedios, y cuando estás ante “choricetes” del siglo XXI que deciden tomarse la “injusticia” por su mano, hay que obrar en consecuencia, decidimos acudir a la puerta de embarque, donde gracias a la mala organización de la compañía, no nos pidieron los carnets de familia numerosa y pudimos volar hasta el destino todos juntos, tras pasar el disgusto, el sobresalto y el mal trago hasta que definitivamente se cerraron las puertas de acceso al avión y aplicamos el “toma botifarra o peineta para Ryanair” por su manifiesta desorganización operativa, que esperemos no la lleven a otros ámbitos de la compañía, especialmente los que hacen referencia a cuestiones de seguridad.

Experiencia 2 – Tenerife Sur-Barcelona
4-8-2012 – Vuelo FR 6377

Tras una agradable semana de vacaciones, regresamos a Barcelona, aparentemente todo correcto, embarque puntual, sin incidencias, hasta que una azafata con escaso cuidado para ordenar los altillos de los equipajes, al ver que le sobra una bolsa-maleta la intenta encajar de forma brutal donde mejor le parece, sin detectar que debajo hay una mochila, que lleva un ordenador y que puede cargárselo.

A la vista de lo expuesto en el apartado anterior, sin dirigirme directamente a la citada azafata, le indico a mi hijo, que a lo mejor hasta se nos han cargado la pantalla del ordenador, lo que genera que la supuesta, hasta entonces no identificada jefa de cabina, irrumpa en escena abroncándome por haberme quejado indirectamente de cómo habían tratado una parte de mi equipaje.

La susodicha jefa de cabina, a partir de ese momento actúa de forma innecesariamente autoritaria y desconsiderada, donde a mí que debo haber cogido como unos 1.300 vuelos, nunca me había pasado, me increpa, me levanta la voz, no tiene ningún recato en hacerlo delante de mis hijos y de otros viajeros y en definitiva no me trata como a un cliente, sino como algo parecido a un elemento del rebaño de transporte de animales, lógicamente mi reacción es la de no aceptar dicho trato y mis respuestas son de no dejarme amedrentar por una persona que actúa con criterios profesionales seriamente cuestionables. No recuerdo que haya insultos, pero sí que una discusión subida de tono por ambas partes.

La decisión de la jefa de cabina, que así se define en todo momento, y lo repite en varias ocasiones, dando la sensación de que se siente a gusto con el cargo y especialmente con su actitud, es que debo abandonar el avión, cuestión que lógicamente yo no acepto y le indicó que rechazo su exigencia. Le consulta al piloto del avión, o mejor dicho le dicta la instrucción que el citado piloto a modo de “pelele o arlequín goyesco pero en irlandés o de donde sea” dice que debo abandonar la aeronave. Insisto en que yo no voy a abandonar el avión y que en todo caso que llamen a la policía.

Por cierto, ni la jefe de cabina, ni el piloto del avión, se identifican, no me facilitan sus nombres, tampoco me comunican la expulsión de la aeronave por escrito, a pesar de que se les solicita, supongo que con ello dificultan sobremanera la reclamación del importe del billete y te obligan a entrar en una vorágine de reclamaciones, donde en las oficinas no te atienden, te indican que la reclamación debe hacerse por Internet, con lo cual el caso que te van a hacer, es más o menos el mismo que habitualmente le hacía Pep Guardiola a Xose Mourinho, ante sus múltiples declaraciones y actuaciones extravagantes.

Entretanto, se producen intervenciones de diferentes personas de la tripulación para solucionar el problema, y finalmente la propuesta de la arrogante jefa de cabina es que si me disculpo puedo viajar, pero que si no lo hago, no puedo viajar.

Es decir, que el motivo para no viajar es que puedo estar generando una situación de inseguridad o posible altercado en la aeronave, pero si me disculpo, entonces sí que puedo viajar. Ryanair y sus representantes se erigen en señores feudales, que ahora te castigan y ahora te perdonan.

Ante dicha propuesta de la “condescendiente” jefe de cabina me encuentro ante un dilema y es que viajo con tres hijos míos, uno de ellos mayor de edad y los otros dos menores. Lo más conveniente o práctico habría sido disculparme, y ya en el aeropuerto de Barcelona expresarle al piloto del avión y la jefe de cabina, mis “mejores deseos y calificaciones” hacia ellos y hacia sus familiares más próximos, pero eso habría sido una cobardía y un acto deshonesto por mi parte, que no haría en ningún caso.

Conclusión, no puedo disculparme, no debo disculparme, siento mucho todo el conflicto generado, no por mí, ni por los individuos que han intervenido en la discusión, sino especialmente por el mal trago que les he hecho pasar a mis hijos que no se lo merecen para nada e incluso por el retraso en el despegue del avión, con el perjuicio para el resto de pasajeros.

Creo que la actuación de los dos guardias civiles ha sido correcta, han tenido que cumplir con su obligación ateniéndose a las normas de navegación aérea, si bien en el coche me han reconocido que no es la primera vez que sucede algún tipo de actuación como ésta. Me place constatar y poner de manifiesto el comportamiento ejemplar de nuestras fuerzas de orden público, aunque me gustaría saber si la policía alemana, en un aeropuerto alemán, con un ciudadano alemán y un avión extranjero habría actuado igual o habría intentado interceder a favor del súbdito alemán, perjudicado por la arrogante y autoritaria jefa de cabina extranjera.

En ocasiones, toca hacer cosas que no son las que más te conviene, pero es importante que tus hijos sepan cuando se deben disculpar, y lo hagan sin ningún tipo de complejo, pero que sepan también cuando no se deben disculpar; el que se disculpa cuando no debe hacerlo, comete un acto de cobardía y eso no sería un buen ejemplo para nadie y especialmente para mis hijos.

Para el piloto del avión y para la jefe de cabina, solo puedo expresar rencor y mis peores deseos individualizados en sus personas, los deseos son libres y la libertad de expresión debe permitir que yo así lo haga. Dejo para su conciencia, que por una actuación caprichosa, hayan obligado a que un padre deba abandonar el avión y que sus hijos, dos de ellos todavía pequeños, debieran de viajar solos y a que su padre se lo llevara la Guardía Cívil del avión.

Este escrito en el que se expresan las dos experiencias vividas con Ryanair, está hecho con la intención de darle la mayor divulgación posible, para que se conozca cómo actúan algunas personas, quizá demasiadas, en la citada compañía, lo que quizá pone de manifiesto que no se trata de actuaciones asiladas, sino filosofía de actuación empresarial generalizada ante los viajeros, que por cierto somos los clientes y los que supuestamente generamos los ingresos de Ryanair.

Creo que Ryanair tiene habilitada una especie de lista negras de personas non gratas o reserva del derecho de admisión para determinados usuarios. Modestamente le recomiendo a Ryanair que ni se moleste en ponerme en dicha lista, es evidente que no voy a volver a volar con dicha compañía, me sentiría muy a disgusto, de hecho a partir de los incidentes anteriormente descritos tengo una asociación de ideas, que me lleva a vincular el logo de la compañía irlandesa con otra bandera adicional rectangular o cuadrada de color negro con tres objetos centrales de color blanco (calavera y dos espadas o dos fémures cruzados).

Es evidente que el Sr. Michael O´Leary, cuyos comportamientos indecentes son sobradamente conocidos (verbigracia, mofa y desprecio a empleados de Spanair), ya no podrá enriquecerse más gracias a mi dinero por aportaciones mías voluntarias, el dinero que me han robado al no devolverme el importe del billete que no pude llegar a utilizar, simplemente le deseo que se lo introduzca por cualquiera de sus orificios corporales, especialmente por el más inferior trasero, y no me estoy refiriendo a los poros sudoríparos.

Por cierto, no voy a presentar ninguna demanda judicial contra Ryanair, sería largo, costoso, tedioso, pero si me gustaría que lo hiciera Ryanair contra mí, aquí les estoy esperando, sería una bonita experiencia, me encantaría repetir una experiencia de mini David contra super Goliat, me iba a emplear muy a fondo, especialmente en el aspecto mediático, aún así no descarto hacerlo.

7May/120

Usos y abusos de Ryanair (cuidado)

Publicado por carmenldv

Hola a todos!

Vivo en Italia desde hace 8 años,  creo que os podéis imaginar cuantos vuelos he cogido y la cantidad de cosas que he vivido entre aeropuertos.

Pero nada se puede comparar con lo que  ha ocurrido esta mañana. La misma situación que habéis descrito: vuelo Sevilla-Venecia, maleta embarcada con peso justo y pequeña maleta de mano con la que viajo desde hace tres años.

Todo 'normal' hasta llegar a la puerta y una señorita me pide medir mi equipaje de mano. Respondo con educación que no hace falta porque es la misma, pero, segura de mi,  accedo. La maleta entraba perfectamente, pero (como no podía ser de otro modo) no lo suficientemente 'holgada', según su limitado parecer. Peso, 6 kg.

Y a partir de ahí, empezó el absurdo.

Lo propio, fotos, amenazas, insultos.  O paga, o pierde el vuelo, etc. Me ahorro los detalles porque a esta hora se me ha pasado el tremendo sofocón.

Cuatro azafatas mal pagadas con muy mala leche, a debatir si la maleta entraba, o no.  Parecía un complot de arpías.  A todo esto, habían intervenido las azafatas de la puerta de embarque de al lado, con destino, Santander.

Resultado: una hora llorando, disculpas de los azafatos de vuelo, reclamación en Venecia,  mañana directamente a la policía (aquí) y Facua en España. A las arpías no se les va a olvidar mi cara.

Mi queja aquí no va a cambiar su política, sólo va a servir para informar y quizás, evitar que ocurra a otra persona. Igual que cuando como pusieron la regla del papelito o cuando no avisaron de lo de un solo bulto  (incluido tu bolso con los objetos considerados de 'uso esencial).

Estos grandes hijos de **** se llevan dinero publico por pasajero.  Dinero que los ayuntamientos con aeropuertos de segunda, o avaros de turismo de bajo coste (pero que engorda los números que les servirán para pedir ayudas a Europa) les paga mientras hacen la vista gorda ante este tipo de cosas.

Adjunto un par de artículos para que quede claro la calaña de el 'fundador'...

http://www.expansion.com/2011/11/25/empresas/transporte/1322220496.html?a=3b0ec98442bd89b11495f60da8e9f5f2&t=1336339930

http://elpais.com/diario/2012/01/11/catalunya/1326247640_850215.html

http://www.publico.es/espana/420848/el-presidente-de-ryanair-se-rie-de-los-empleados-despedidos-de-spanair

Ni que decir tiene que nunca mas cogeré un vuelo con esta gente y que voy a seguir 'pà alante' a ver si mi caso contribuye a que, por fin, alguien tome consciencie e intervenga.

Ánimo a todos  y lo siento porque si has llegado a este comentario quiere decir que a ti también te ha pasado.

Un saludo,

Carmen

29Abr/120

Una víctima más del abuso y la humillación procurada por Ryanair

Publicado por kuronense

El pasado 27 de abril de 2012, a las 22:00 horas debía coger un vuelo de Ryanair desde Barcelona con destino Stansted (Londres). Como tantos otros usuarios, llevo una maleta homologada para poder llevar en cabina con la que he viajado a varios países europeos sin ningún problema. Un compañero que viajaba conmigo portaba una igual que la mía y otra de gran tamaño que previamente facturó en los mostradores de la compañía antes de pasar el control de seguridad. Una vez superado el control de seguridad, ya en la puerta de embarque nos hacen meter la maleta en los dichosos hierros medidores de maletas, las maletas entran perfectamente en el medidor pero nos comunican que debemos facturarlas porque exceden un centímetro por la parte superior. Le digo a la chica que abajo no me han dicho nada de eso, que deberían haberme informado previamente, me dice que para eso están los medidores. La maleta es homologada repito, y nunca he tenido ningún problema con ninguna otra compañía. Previamente, durante la espera en la cola de embarque otra chica de la compañía iba comprobando las tarjetas de embarque y las medidas de las maletas y a nosotros nos nos dijo nada al respecto, simplemente marcó un “ok” en las tarjetas, pero por lo visto a la segunda chica no le hemos gustado. Le he preguntado cuanto me costaba facturar las dos maletas y me ha dicho que 50 € cada una (más 50 para la vuelta obviamente). No disponíamos de tal cantidad en € pero si en libras, no nos las han aceptado. Aunque parezca mentira tampoco disponíamos de tarjetas de crédito para realizar el pago. Llevábamos el dinero justo en libras para pasar un par de días, mi amigo viajaba por trabajo y yo simplemente le acompañaba.

Al pedirles una solución y que por favor mostraran un poco de asertividad la respuesta fue:
- Pídele dinero a la gente.

Mientras, una tercera chica de la compañía nos increpaba de malas maneras, sin educación y como si estuviera enfadada con nosotros: – Vamos a cerrar puertas, no pueden volar si no hacen efectivo el pago.

Otro chico de la compañía me sugirió que abandonara mi maleta allí mismo y cogiera los enseres básicos y los metiera en una bolsa de plástico. Le he dicho que no podía hacer eso, la maleta por si sola ya vale los 200 € que me ha costado el pasaje. Le he preguntado, si no se podían hacer cargo de la maleta, aunque fuera pagando por una consigna o algo similar, con los pocos euros que llevaba encima, me ha sonreído condescendientemente. Mientras tanto una de las chicas, nos increpaba de malas maneras y gritando, insistía: – No hay tiempo, no pueden volar!

Finalmente conseguimos una bolsa de plástico donde volcamos todos los enseres de mi amigo. El resultado era un bolsa hinchada hasta los topes que superaba con creces el tamaño de la maleta que acabábamos de vacíar, pero eso no les importó.  Mi amigo y su bolsa de plástico pudieron embarcar en el último instante y yo me llevé su maleta vacía y la mía llena de vuelta a casa. He preferido no abandonar mi maleta a volar con estos ***.

He intentado hacer una reclamación en el servicio de atención al cliente por internet, pero no es posible, sólo se puede realizar por correo postal o por fax, ambos destinatarios en Dublín.

Lo peor no ha sido el dinero que he perdido, ha sido la humillación, el chantaje, el trato al que nos hemos visto sometidos y el estado de nervios en el que debe haber volado mi amigo.

Mientras esto ocurría, otros pasajeros (por lo menos una tercera parte de ellos) hacían efectivos los 50 € por sus maletas de cabina que por supuesto, tampoco habían facturado previamente ya que cumplían las medidas standard a las que todos estamos acostumbrados y con las que volamos en otras compañías sin problema alguno. Me consta por lo que voy leyendo en internet y lo que me comentan algunos amigos a raíz de la experiencia, que en situaciones similares, (tamaños y excesos de equipaje) entre pasajeros han intercambiado prendas y bultos para reducir el peso de sus maletas (en el mostrador de facturación previamente les habían dicho que todo estaba ok) y poder volar sin pagar este impuesto revolucionario que se ha inventado esta gente de Ryanair que vende su dignidad por un salario. En el caso que expongo, nadie se ofreció a cambiarnos euros por libras, se limitaron a mirarnos con compasión y desentendimiento mientras alguno/a desembolsaba los 50 €urazos del ala en estado de ansiedad.

   

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies