web analytics
indefenso.com
Tu sitio en la red donde publicar tus quejas y reclamaciones
9May/125

Crítica a Smartbox y al Centro Bubbles Barcelona.

Publicado por Kimmi

Esta es la queja que escribo a Smartbox al volver del centro-spa Bubbles Barcelona (Ronda del General Mitre, 135), y recibir un pésimo trato. La queja la escribo el día 22 de febrero de 2012, y desde Smartbox no me dan respuesta hasta el 3 de mayo... ¡más de dos meses!, así que ya os imaginaréis la nefasta gestión del problema que han realizado...

"El establecimiento no nos ha proporcionado el tratamiento indicado en la Smartbox Vitalidad para Dos, el que habíamos elegido, y que habíamos reservado con suficiente antelación. Queríamos un tratamiento Vitalidad, que incluye: Baño turco 15 min. Hidromasaje con leche de burra 20 min. Masaje relajante 25 min. e infusión.

Según nos cuentan hubo un error al tomar la reserva, y anotaron que sólo llevábamos un masaje. Nos metieron en cabinas separadas, a mi marido en una, y a mí en otra, y después del masaje (que duró más tiempo, eso sí, y es de lo único que no nos podemos quejar, porque las chicas lo hicieron genial), nos dicen que nos vistamos y que nos dan la infusión, con todo el cuerpo lleno de aceites, sin ofrecerte siquiera una ducha. Me pongo la ropa ensuciándomela con el aceite del masaje y salgo a preguntar que qué ocurre con el baño turco y el hidromasaje con leche de burra. Luego sale mi marido, igual de confundido que yo. Nos dicen que ha sido un error del chico que nos ha hecho la reserva, que en teoría no está en ese momento en el establecimiento, porque yo solicito hablar con él. Que no pueden hacer nada, porque ya tienen a otras personas esperando, y que si realmente nos hacía mucha ilusión lo del hidromasaje... ¿Bromean? Vamos a ver, no es que me haga ilusión o no, es que hemos pagado por unos servicios que no nos están ofreciendo. Y como me pongo muy pesada, acceden a hacernos el hidromasaje "porque encuentran un hueco si esperamos un rato". Y esperamos...

Del baño turco ni rastro, claro, pero es que en el hidromasaje ni rastro de leche de burra tampoco, como anuncian en la Smartbox, no: agua del grifo amenizada con champú para el pelo (vimos el bote al lado de la bañera)... más cutre imposible, y más estafados no nos hemos podido sentir.

Al menos nos pudimos quitar el pringoso aceite del masaje al darnos la ducha posterior (con champú para el pelo, claro, porque una chica nos dijo que no tenían gel de baño). Y otra cosa, por si fuera poco, el albornoz que me dieron para secarme, más sucio imposible... asqueroso y lleno de manchas enormes. Igual se piensan que con la luz tenue que ponen no nos vamos a dar cuenta de esos detalles.

Para más indignación, yo había llamado esa misma mañana para confirmar que íbamos, indicar de nuevo el tratamiento, e incluso pregunté si hacía falta llevar bañador, por aquello del hidromasaje (ósea, que sabían de sobra a lo que íbamos). Nos han engañado porque han querido, y ya está.

Porque, por si aún fuera poco, al día siguiente llamo para hablar con el "supuesto chico que me hizo la reserva" y que fue el que se equivocó, sólo para saber qué había podido pasar, ya que yo le dejé bien claro cuál era nuestro tratamiento. Me coge el teléfono el mismo chico de siempre, que supongo es el encargado, y el que más nos ha engañado, incluso quitándose "el muerto" de encima diciéndonos que la culpa era de otro chico, que dudo mucho exista. Y, llegados a este punto, ya me llega hasta a hablar mal, con malos modos, diciendo que no entiende el motivo de mi llamada, que si no había quedado contenta, etc. Por supuesto que NO. Teníamos muchos sitios para elegir en Barcelona, incluso el famoso Spa del hotel Juan Carlos I que es de los mejores de Europa, elegimos ese porque me atrajo el tratamiento que ofrecían, y van y nos estafan... Te dejas el dinero en una Smartbox y el sitio elegido no cumple con lo mínimo exigido que debe cumplir un servicio de estas condiciones.

Sólo espero que sitios como este desaparezcan de vuestro catálogo, y que realmente ofrezcáis servicios de calidad, porque si no voy a dejar de comprar estas experiencias de Smartbox para regalar a mis familiares y amigos. No desearía ser la culpable de que ninguno de ellos tenga que pasar por este mal trago, cuando se supone que tiene que ser una experiencia positiva y bonita.

Lo que sí quiero dejar claro es la profesionalidad de las chicas que nos hicieron el masaje, que fue lo único bueno de esta experiencia, y la poca vergüenza del chico encargado, mintiéndonos, engañándonos, dando vueltas al mismo sinsentido, e incluso hablándome mal cuando volví a llamar. Si han metido la pata, y ha habido un error al hacer la reserva, no es culpa nuestra, y pienso que deberían haberlo subsanado de otro modo, no con la chapuza del hidromasaje con agua del grifo...

Indignante."

Después de más de dos meses en espera de una respuesta, recibo la “sentencia” de los responsables  de Smartbox, en la que me dejan por mentirosa, y dan la razón a ese centro donde tratan tan mal a los clientes que pagamos por sus cajitas. En el centro Bubbles Barcelona se han encargado de engañarlos (o ellos son tontos y se dejan engañar), diciéndoles que nosotros no dijimos que íbamos con un bono Smartbox, cosa que es falsa, porque no en una, sino en dos ocasiones que llamé lo dejé muy claro.

Los responsables del centro Bubbles Barcelona son unos auténticos mentirosos, y los señores de Smartbox encima lo permiten, dejando en entredicho lo que opinan sus propios clientes.

Y esta ha sido mi última respuesta a la cual no he recibido contestación, más que amenazas para que retire de esta crítica el nombre de la empleada que ha gestionado mi queja, y el email literal que ellos me enviaron, pues es de carácter confidencial. Me han amenazado con que tomarán medidas legales si no lo hago, por eso esta entrada está modificada… manda narices lo desprotegidos que estamos, y lo poderosos que se creen.

Buenas tardes, Srta X. Lo primero que me ha sorprendido es la enorme cantidad de tiempo que ha pasado desde que me puse en contacto con vosotros y hasta que he recibido una respuesta por vuestra parte. Habréis tenido, por lo tanto, suficiente tiempo para comprobar que el centro Bubbles de Barcelona no cumple con los requisitos mínimos exigidos para ofrecer un servicio de calidad a los clientes de Smartbox, y que sus responsables son unos auténticos MENTIROSOS, que son capaces de dejar a vuestros clientes como tales, con tal de no reconocer que metieron la pata y se equivocaron. Yo dije que iba con Smartbox el día que hice la reserva, incluso concretamos el tratamiento que queríamos hacernos mi pareja y yo. Pero no sólo eso, el día antes de realizarnos el tratamiento, volví a llamar para asegurarme de que todo estaba correcto, y volví a insistir sobre lo que nos íbamos a hacer. La zona de baño no estaba ocupada, porque de hecho, al quejarnos de que nos habían dejado el tratamiento a medias, nos dejaron entrar en el jacuzzi, en teoría con el tratamiento de leche de burra. Pero yo no sé si es que se pensaron que éramos tontos, o que con la poca luz no nos íbamos a dar cuenta, pero aquello no era leche de burra, sino agua con champú para el cabello. Creo que todo esto os lo he contado ya. Pero claro, igual os interesa creer las mentiras que os cuentan desde este centro que lo que os dice una cliente enfadada por un mal servicio. De nada me sirve que me den 15 minutos más de masaje, cuando se han comido dos partes de mi tratamiento (el hidromasaje con leche de burra y el baño turco) por los que hemos pagado previamente... sinceramente no compensa. Aceptamos porque no nos ofrecieron más opciones que esas. Porque me reitero en que el trato no fue el más correcto. Respecto a los albornoces, sí, nos podríamos haber quejado allí, aunque por desgracia, cuando me di cuenta de la suciedad que tenía el mío ya me había secado medio cuerpo (estábamos casi a oscuras). Y no me pareció de recibo ponerme a discutir allí en la recepción cuando había otros clientes esperando. Pensé que la mejor opción era exponer mis quejas a través de vosotros, que al fin y al cabo sois los intermediarios, y los que debéis velar porque este tipo de situaciones no se produzcan, y en caso de producirse, intentar buscar otra solución más allá de poner en entredicho lo que dicen los clientes. Pero ya veo que me he equivocado. Así que, ya que vosotros no habéis sido capaces de solucionar nada, tendré que ser yo la que difunda este mal trato recibido, ya no sólo por el centro Bubbles de Barcelona, sino por su "tapadera" Smartbox. No tendré reparo en contar mi nefasta experiencia con ambos en todo tipo de comunidades de críticas, de sitios web especializados, blogs, etc. Y por supuesto, nunca más usar ni recomendar Smartbox.

Con una simple disculpa por parte del centro se hubiera evitado todo esto, pero lamentablemente hay gente que no sabe hacer su trabajo bien.

16Mar/116

Regala un problema: cajas Smartbox

Publicado por Roman

Unos amigos me regalaron una Smartbox “Degustación para dos”. Hice una reserva en un establecimiento y al día siguiente me llamaron para decirme que contactara con Smartbox, pues había un problema con el código confidencial y no me podían hacer la reserva. Contacto con ellos y me dicen que quien les vendió a mis amigos el producto fue Opencor y que no activaron correctamente el código, que son ellos los que me tienen que solucionar el problema. Estoy tratando de gestionar con Opencor la solución, pero he vuelto a contactar con Smartbox, como responsables del producto, y la respuesta ha sido más o menos la siguiente: “Nosotros le vendimos la caja a Opencor, así que entiéndete con ellos…”.
Así que quien vaya a comprar una de esas cajitas, que se ande atento!!

25Feb/116

Sobre recibir un “regalo” en forma de Smart Box

Publicado por Ana

Todo un dolor de cabeza: caduca el 31 de marzo y cuando vas a disfrutarlo, que no es posible, que ya se ha consumido el producto... increíble, la tarjeta sin "rascar" la tengo yo y no he ido a ninguno de los centros. La explicación de estos señores es que habré realizado una reserva y el centro no realizó bien la cancelación. Hice una reserva en octubre, que cancelé por no poder ir ¿Cómo es posible que el centro haya cobrado el servicio si yo no les he entregado la tarjeta? No recuerdo el nombre del centro y se niegan a darlo, ya que otra salida que me podía quedar es presentarme en él y hacer una hoja de reclamaciones. SON TODOS UNOS IMPRESENTABLES. Por cierto, el regalo era Wellness Deluxe, un exclusivo desacierto.
Un saludo,
Ana

10Feb/115

Estancia entre carreteras con Smartbox

Publicado por miryam

El pasado 29 de enero contratamos una estancia entre viñas a través del regalo que había efectuado yo personalmente a mi pareja, con Smartbox Estancia entre viñas.

Despúes de 400 km de recorrido, nos encontramos con una habitación sin limpiar, muebles rotos envejecidos y sin restaurar. Queríamos comentar cada uno de los inconvenientes que tenía nuestra estancia, puesto que no tiene nada que ver con lo contratado.

Lo primero, no es estancia entre viñas, las vistas son de un hotel a las afueras y pertenece a un polígono industrial. Las vistas son a la carretera.

La Suite no tiene nada que ver con las instalaciones que vienen en el libro.

Los muebles rotos, el arcón con carcoma, con polvo desde hacía semanas... Sin servicio de habitaciones que pudieran limpiarla o cambiarnos a otra habitación. Se supone que es un hotel de 4 estrellas y no funcionaban los sensores de entrada a recepción y notamos mucha dejadez en cada una de las instalaciones del hotel.

Entendemos que si se refieren en la portada de información sobre el Hotel Foxa con un elegante hotel que combina conford y elegancia... no se referirían a las fotos que adjuntamos.

Y sobre los adelantos tecnológicos... ejem... ese equipo de cd con el teléfono encima, tengo que reconocer que en mi vida, con todo lo que viajo... nunca había visto nada parecido.

Sobre la visita a las bodegas, están situadas a 40 km, así que la estancia entre viñas queda muy lejos de ser una realidad. La bodega Yllera recomendable sin ninguna duda, pero no es una cata de vinos, sino simplemente visita guiada y degustación.

Fotos del hotel de carretera en polígono industrial:


Fotos de la habitación:


Fotos del garaje sur donde se hacen cenas baile los sábados:


Reclamación enviada (datos omitidos y facilitados a las dos entidades reclamadas):

Doy validez a este documento a efectos legales de reclamación. Solicito una inspección al hotel Foxa a todas las instalaciones y que la empresa smarbox se haga cargo de esta reclamación. Avisando y poniendo en conocimiento a las debidas instituciones legales para que dicha reclamación se haga efectiva en la brevedad de lo posible.

Reclamando la devolución del importe pagado por Estancia entre viñas más la debida indemnización oportuna por las precarias instalaciones despues de realizar 400 km Coruña/Valladolid, un decepcionante viaje que se convirtió en pesadilla y nos quitó el sueño. Lo que sería un relajante fin de semana se convirtió en algo que debíamos fotografiar para dar a conocer.

Dado que la decepción no se puede cuantificar dejamos a las autoridades pertinentes en caso de juicio que defiendan nuestros derechos como consumidores, ya que vivimos en una sociedad actualmente en la que nos hacen tragar con todo a un alto precio.

28Ene/114

Smartbox, pesadilla en Paris

Publicado por nusegade

Quiero contar nuestra experiencia con esta empresa para que aquellos que estén pensando en regalar/comprar una smartbox se lo piensen dos veces... Es un poco largo de explicar, pero creo que debéis conocer todos los detalles de la historia para que os hagáis una idea de cómo funcionan estos impresentables. Todo empezó el 7 de enero de 2011 cuando llegamos a París (bien temprano, para aprovechar todo el día) para disfrutar de la estancia de dos noches que le había regalado a mi novio por su cumpleaños. Llevábamos desde septiembre planeando el viaje y teníamos la reserva realizada desde el día 11 de noviembre (así nos lo habían confirmado en un e-mail recibido con esa fecha). Imaginaos: petición de días libres en el trabajo, madrugón para poder viajar lo antes posible y llegar a París a las 9 de la mañana, etc. Nada más llegar, nos dirigimos al hotel y cual es nuestra sorpresa, nos dicen que NO EXISTE NINGUNA RESERVA efectuada a nuestro nombre. Después de insistir varias veces para que lo comprobasen, puesto que suponemos que debe existir un error, nos comunican que no tenemos el alojamiento que Smartbox nos había confirmado. A partir de ahí imaginaos nuestra reacción que pasa por todas las fases: desde la incredulidad de un primer momento, hasta el agobio por no saber cómo íbamos a resolver el problema (y todavía nos quedaban dos días por delante) pasando por el monumental cabreo que todavía nos dura. El responsable del hotel, ante nuestro nerviosismo, nos dijo que no nos preocupásemos puesto que en el peor de los casos, si no conseguíamos que nos lo resolvieran telefónicamente a lo largo del día, existía disponibilidad de habitaciones, así que pagaríamos la estancia y una vez de regreso en España nos tocaría reclamar allí. A partir de ese momento empieza todo un rosario de llamadas telefónicas a los impresentables de Smartbox, mi novio por un teléfono y yo por el otro. En este punto os recordaré que se trata de un 902 y que llamábamos desde Francia. Pues bien, desde las 11 de la mañana hasta las 4 de la tarde, no conseguimos contactar con ellos, pero eso sí, te mantienen en espera hasta que finalmente te cuelgan el teléfono. La demostración de todas las llamadas realizadas está en nuestras respectivas facturas de móvil, que entre esas llamadas, y todas las que tuvimos que hacer después (porque no, no creáis que a las 4 de la tarde se soluciona todo) suman más de 50 euros.
Como os decía, a las 4 de la tarde me contesta una señorita que tras una serie de comprobaciones (la cuenta de móvil suma y sigue) finalmente me dice que nuestra reserva sí está realizada, que ellos han enviado un email al hotel el mismo día que a mí me confirman la reserva, esto es, el 11 de noviembre. Yo le explico cual es la situación y me dice, con un cierto tono de enfado, que si los del hotel no se han enterado es problema suyo y que para que yo me quede más tranquila, en ese mismo momento vuelve a reenviar el correo al hotel. Me pide que espere unos minutos y que me dirija nuevamente a la recepción del hotel para confirmarlo. Estúpida yo, le doy las gracias aliviada y efusiva puesto que pensaba que esa señorita nos acababa de solucionar el problema y que ya por fin, podríamos empezar a disfrutar de nuestro viaje (llevábamos ya 5 horas perdidas). Dejo pasar casi media hora (por si acaso) y bajo a la recepción. Nuevamente me dicen que no tienen constancia ni del correo de noviembre, ni del que supuestamente habían enviado hacía un rato. Además, según el hotel, la reserva tenía que constar en una aplicación informática gestionada por smartbox, es decir, que aunque tuvieran el email, no serviría (esto ya nos lo habían dicho por la mañana y yo se lo había explicado así a la de smartbox, pero ella insistió en que con el email era suficiente). Nuevamente empezamos a llamar y casi una hora después mi novio consigue que le atiendan. Hasta ese momento, nosotros seleccionábamos la extensión de "incidencias", pero a él se le hincharon las narices y decide pulsar el número 1, correspondiente a "reservas". Rápidamente pone al corriente de nuestra situación a la persona que le atiende, pero claro, le dice que eso no le corresponde a su departamento. A partir de aquí, no voy a reproducir las palabras de mi novio, pero consigue que esa persona se comprometa a devolvernos la llamada en aproximadamente media hora. Pues nada, que ni media hora, ni hora y media. Volvemos a llamar y nos sale una voz diciendo que sus oficinas están cerradas. Como ya son las 7 de la tarde, decidimos olvidarnos del asunto hasta el día siguiente, sábado. Ah! Por si no lo sabéis. Los sábados se supone que trabajan en horario de 11 a 14h (eso publicitan en su página web). Mentira. Es más, eso se llama publicidad engañosa y por supuesto es denunciable. Llegados a este punto decidimos que ya no podemos hacer nada más hasta volver a casa, pero el hecho es que nos han fastidiado un día y pico de viaje (que si te vas de vacaciones 10 días, pues bueno, pero si te vas solamente tres...). El último día de hotel tenemos que pagar la estancia, que son 260 euros (la caja de smartbox me había costado 190). La verdad es que en el hotel se portaron muy bien, porque incluso nos dijeron que les gustaría no pasarnos el cargo de la tarjeta hasta que pudiéramos reclamar, pero claro, ellos tienen que cobrar y en vista de lo que nos había pasado, no se fiaban demasiado de esta gente. Lógico, yo tampoco lo haría.
Vuelta a casa. Día 10 de enero. Llamo para reclamar. Expongo mi caso con todo detalle y la persona que me atiende me cuenta una historia surrealista:
- "Por favor, dame más datos de la persona que te ha atendido cuando llamaste desde París, la que te dijo que envió la confirmación al hotel, para que yo pueda identificarla".
- "Ya, bueno, creo que ya sé de quién me estás hablando. Verás, es que hemos tenido muchos problemas con estas reservas de París y me estoy encargando yo personalmente de solucionar este tema".
- "¿Sabes que pasa? Mira, te lo voy a contar. Es que resulta que nuestro sistema de reservas se ha quedado obsoleto, así que ahora, solamente con el email que enviamos a los hoteles, ya sirve como confirmación de reserva en firme, lo que pasa es que esto los hoteles no lo saben...".
¿Qué? ¿me están tomando el pelo? A mí me da igual de quién sea la culpa, lo que sí sé es que mía no es y yo no tengo que pagar las consecuencias de su mala gestión. La señorita que me atiende me dice que tengo toda la razón y que por supuesto tendríamos que tener algún tipo de compensación por todo el tiempo que perdimos, las llamadas de teléfono y demás. Quedamos en que ella personalmente se va a encargar (de hecho yo le envío por correo electrónico la factura del hotel y el detalle de llamadas) y que se vuelve a poner en contacto conmigo. Ese mismo día, me envía un correo diciendo que se ha tramitado la devolución del importe por parte del hotel y que cuando tenga más noticias se pondrá en contacto de nuevo. Al cabo de unos días vemos que nos han devuelto el dinero, pero nadie nos llama para avisarnos. Como pasan los días y no tengo noticias de Smartbox, me dirijo a la oficina de consumo para explicar el caso. Me dicen que lo que nosotros reclamamos entraría en "daños y perjuicios" y que eso se lleva por vía judicial. De todas formas, me dicen que me dirija al Corte Inglés (esto se compró en su agencia de viajes), puesto que la normativa de consumo a nivel europeo decía que las reclamaciones deben efectuarse a quien se haya pagado el producto. En el Corte Inglés me dicen que esto que me han dicho en consumo no es así, que ellos no son responsables de las reservas, pero que toman nota de mi reclamación y se la trasladan a Smartbox.

Hoy, 27 de enero, llamo nuevamente a Smartbox y pido que me pongan con la persona que había atendido mi reclamación. Después de refrescarle la memoria, me pregunta si no se han puesto en contacto conmigo desde el departamento de calidad, porque ella les había trasladado la queja a ellos. Como le digo que a mí no me ha llamado nadie, me dice que me pasa ella con ese departamento, que no me retire. Pues bien. Fijaos hasta qué punto llega la profesionalidad de esta gente, que no sólo no me pasa con calidad, sino que deja el teléfono descolgado y escucho de fondo como atiende por otro teléfono a otra persona. Cuando termina la conversación, coge de nuevo la linea por la que estoy yo y pregunta que quién está ahí. Cuando se da cuenta de que soy la pesada de antes y que me ha tenido todo ese tiempo escuchando las quejas de otros, se disculpa y me dice que los de calidad no se van a poner, que si quiero hablar con un responsable debo esperar 8 días más y que ellos consideran que con la devolución del importe que pagamos en el hotel el problema ya está resuelto. Le contesto que sólo jodería que no nos lo devolviesen, puesto que habríamos pagado dos veces al hotel y que la única opción que me dejan es seguir con todo esto adelante en consumo o donde corresponda, pero que me iba a encargar personalmente de hacer saber nuestra historia en cuantos foros pudiera, para evitar que a otras personas les jodieran el dinero y la ilusión de un viaje que terminó por convertirse en una pesadilla.

Pido perdón por haberme extendido tanto, pero espero haber podido ayudar a alguien.

22Ene/113

Smartbox no son profesionales

Publicado por CARAPAPA

Yo hoy día 22/01 tendría que haber estado en el Hotel La Posada Montellano con un Smartbox Estancia Sabor Rural, y cuando, llamamos al hotel para que nos indicaran el camino porque estaba en plena Sierra, me dicen en el Hotel que no hay ninguna reserva y que ellos están cerrados por una Boda y que no hay nada disponible. Inmediatamente después quise llamar al teléfono que viene en la reserva y me encuentro con la sorpresa de que no funciona hasta las 11. Esperamos y cuando le comento a la operadora lo que nos está pasando, me pone en espera y me cuelga. Vuelvo a llamar y lo cuento de nuevo y sólo me dicen que la reserva está bien y que solo tenía que presentar el bono en el hotel. Yo le comenté a la señorita que el hotel estaba en la sierra y que cómo quería que fuera hasta allí, si me dijeron que estaba cerrado, y que llamaran ellos, puesto que en el hotel no había ninguna constancia de mi reserva. Yo le pregunté que si ellos no confirmaban las reservas y me dijeron que no, que sólo las tramitaban y ya está. Bueno, le dije que me cambiaran el día y me dijeron que no se podía cambiar pasadas 48 horas de la reserva. Yo estaba alucinada y sólo le decía a la señorita: “¿usted está entendiendo lo que le estoy diciendo?”, y ella siempre contestaba: “su reserva está bien y sólo tiene que presentar el bono en el Hotel”, no decía otra cosa. Le dije que me pasara con un encargado o con el departamento de reclamaciones y me dijo que sólo estaban de lunes a viernes y que me esperara al lunes. No entiendo qué servicio es ese, que dejan a los clientes tirados y no hacen nada por ayudar, al contrario, solo te dicen que la reserva por parte de ellos está bien y punto. En fin, que nosotros nos hemos quedado en tierra, con lo que conlleva organizar un fin de semana y encima no me garantizan que pueda cambiar el día. No entiendo que empresa se pueda desentender de esa manera de un problema que han originado ellos, puesto que son los que vender estos bonos y no comprueban los hoteles con los que están trabajando.

21Ene/1120

Smartbox timo

Publicado por beatriz_layo

Este producto es un timo total.
Yo regalé una estancia Exquisita hace un año y ha sido imposible gastarla. Cada vez que intento hacer una reserva por internet, el sistema da fallo y no te deja. Por tanto, tienes que intentar hacerla por teléfono (un 902) y no te responden durante días.

Cuando por fin te cogen el teléfono, te dicen que hay un fallo en el sistema y que lo están arreglando, y así puedes esperar semanas. Te dicen que te van a llamar y nunca pasa. Al final me llegaron a decir un viernes que el sábado me lo confirmarían, cuando la reserva era para ese mismo día y tenía que salir de viaje... pero qué servicio al cliente es éste?

Si mandas correos te dicen lo mismo y al final te acaban contando que no hay disponibilidad en el hotel o que el sistema sigue sin arreglarse.

Yo creo que ésta es parte de su estrategia comercial. La gente se cansa y si los bonos caducan el beneficio es infinito. Ojalá todo el mundo nos lea y dejen de aprovecharse de los consumidores.

   

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.